¿Porqué usar una sarten de hierro?

¿Porqué usar una sartén de hierro? Hace algunos años, estando en la casa del pueblo, tenía que hacer unos huevos fritos, al buscar una sartén no encontré nada “decente”. Yo pensaba que para hacer un huevo frito la sartén debía ser de material antiadherente, y como todos sabemos estar bastante nueva, ya que con el tiempo, y a veces no mucho, estas comienzan a perder su capacidad para que la comida no se pegue.

Pues allí solo tenía una sartén de hierro, con más años que yo, que ya son muchos, toda ennegrecida y con pinta de todo menos de antiadherente. Como no tenía muchas más opciones decidí probarla, si estaba allí y mi madre no la había tirado, por algo sería.

Sartén de hierro antigua

Y claro que por algo era, esa sartén era ideal para esa labor, no se pegaba ni lo más mínimo. Me sorprendió tanto aquello que comencé a investigar un poco sobre este tipo de sartenes, y descubrí que lo que yo creía por entonces no era cierto. Las sartenes no tienen por que tener recubrimiento antiadherente, las de hierro, si están en buenas condiciones, no se pegan.

Luego, intentando buscar una para casa, pude comprobar que no puedes encontrarlas en la mayoría de sitios donde comprarías una sartén. Supongo que con el tiempo, nos hemos acostumbrado a usar sartenes con recubrimientos y las de hierro, al ser menos fáciles de cuidar, han ido desapareciendo. Eso o hay una confabulación para que vayamos cambiando las sartenes cada poco tiempo, juzgad vosotros mismos.

Si bien es cierto que requieren cuidados, las ventajas para mi son suficientes para usarlas. A cambio de no lavarlas en el lavavajillas, no usarlas con algunas comidas ácidas, como el tomate, y tener que untar un poco de aceite antes de guardarlas, tienes una sartén para toda la vida.

Seguro que te han surgido dudas, si sigues leyendo intentaré resolverlas.

Puedes seguir leyendo cuales son los cuidados básicos que necesita una sartén de hierro.